El ministro británico de Economía, Alistair Darling, tiene planes para otorgar más poderes al regulador del sector financiero con el fin de evitar que se repita el caso del banco Northern Rock, que atravesó por serios problemas de liquidez. En una entrevista que publica hoy el diario Financial Times, el ministro indica que quiere que la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, reguladora) intervenga para proteger los depósitos cuando un banco esté en dificultades.
El Northern Rock se vio obligado a solicitar hace unos meses ayuda al Banco de Inglaterra, lo que motivó que numerosas personas hicieran largas colas para retirar sus depósitos de esa institución financiera. Según explicó Darling, el Gobierno quiere legislar sobre las nuevas medidas para el próximo mayo después de un periodo de consulta de unos tres meses. "Quiero asegurar que nuestra legislación está en su lugar para afrontar los problemas cuando puedan surgir", agrega. Descarta crear una institución especial El ministro descarta establecer una institución especial para hacerse cargo de los bancos con problemas, como es el caso de EEUU, sino que se otorgará "a la FSA los poderes que necesita". Entre otras medidas que estudia el Gobierno es llevar todos los depósitos de un banco en dificultades a otro sin problemas. Darling señala que pretende asegurar "que la gente pueda sacar su dinero muy rápidamente" y ampliar la cantidad de dinero garantizado por el Tesoro, actualmente de 35.000 libras (unos 50.050 euros). Entre los planes considerados figura además conceder "mayores poderes" a la FSA para acceder a toda la información que necesita al evaluar la situación de liquidez de un banco. El diario señala que el gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, considera que es vital contar con un régimen especial para poder responder en casos de insolvencia de los bancos.