Nuevo capítulo en el ‘culebrón’ Abertis. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) dio ‘luz verde’ ayer a la oferta pública de adquisición (OPA) lanzada por la italiana Atlantia por 16.500 millones de euros. Mientras que este martes el mercado ha conocido que Red Eléctrica estaría dispuesto a pagar 1.000 millones de euros por Hispasat, la filial de satélites de telecomunicación que realiza distribución de contenidos audiovisuales y que el Gobierno considera estratégica. El Estado tiene una participación en Red Eléctrica del 20% a través de la SEPI y también cuenta con una participación en Hispasat del 9,26%.

La noticia adelantada por Expansión, ha hecho que ambas empresas publicasen sendos hechos relevantes remitidos a la CNMV. Tanto la compañía catalana como Red Eléctrica reconocen que hay interés pero todavía no hay nada concreto y que no ha sido sometido a aprobación de sus órganos de dirección. El periódico económico apunta según sus fuentes que ya se habrían mantenido contactos entre las empresas sobre esta operación, pero se paralizaron tras la OPA de Atlantia sobre Abertis.

Red Electrica señala en el hecho relevante que “mantiene una búsqueda activa de oportunidades de inversión tanto en sus actividades consolidadas, transporte de electricidad en España y la actividad de telecomunicaciones, como en el ámbito internacional. En la actualidad, el negocio de telecomunicaciones de la compañía se basa en la explotación comercial de infraestructuras de telecomunicaciones, principalmente fibra óptica”.

La compañía que preside José Folgado reconoce que “ha venido realizando estudios para valorar el interés en una potencial adquisición de una participación en el capital social de Hispasat, habiendo mantenido conversaciones a este respecto con Abertis”.

La italiana ha dejado claro que está dispuesta a vender Hispasat si el Gobierno español lo requiere, mientras que en el caso de su participación en Cellnex sólo contempla vender un 4% de la operadora de telecomunicaciones con el objetivo de evitar lanzar una opa forzosa sobre el 100% de Cellnex, que requiere la ley. Abertis cuenta con una participación del 34% en Cellnex, mientras que en Hispasat tiene un 90,74% de las acciones.

Los analistas del banco portugués BPI (Banco Portugués de Investimento) señalan que “este sería un sorprendente movimiento de Red Eléctrica, que diversificaría aún más su negocio de la operación de la red de electricidad de alta tensión en España, siguiendo un camino ya iniciado en 2014 cuando adquirió el negocio de fibra de Adif por 433,7 millones de euros”.

A juicio de los expertos del banco luso este sería “un sólido paso estratégico, en particular a la luz de los recortes de remuneración previstos para su actividad principal a partir de 2020. No se ha proporcionado ninguna indicación de precios, pero la presunta cantidad de 1.000 millones sería coherente con las cifras incluidas en la más reciente venta de la participación en la empresa”.

Los analistas de BPI analizan también el coste de endeudamiento que tendría para Red Eléctrica la operación. “Si REE adquiriese Hispasat por 1.000 millones de euros, estaríamos observando un aumento de la deuda neta de 1.400 millones de euros con un EBITDA incremental de 245 millones de euros, lo que daría un ratio de endeudamiento / EBITDA 3,5 (de 3,1 en nuestras estimaciones) aún dentro del promedio de 3,5 previsto para el período 2013-2019. Esto seguiría siendo un nivel cómodo para una empresa regulada como REE, con pares en Europa mostrando mayores niveles de endeudamiento”, señala el informe.

UNA OPA QUE PUEDE LLEGAR A LOS TRIBUNALES

Este martes, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha dicho que corresponde al Gobierno decidir si el Ejecutivo tiene que autorizar la opa lanzada por Atlantia sobre Abertis, una cuestión que está estudiando la Abogacía del Estado. Este paso es previo a que el asunto pase a los tribunales, ya que el Gobierno quiere defender su posición, mientras que Atlantia también está dispuesta a llegar a la justicia. 

El titular de Fomento ha señalado este martes que "los abogados del Estado están ya analizando si el cambio de forma indirecta en las sociedades concesionarias de autopistas requiere autorización". De la Serna también ha afirmado que ningún representante de la italiana se ha puesto en contacto con las autoridades del Gobierno desde que puso en marcha la compra de Abertis.

La CNMV aceptó ayer la operación, sin hacer caso a los requerimientos del Ministerio de Fomento ni del Ministerio de Energía, que habían enviado sendas cartas al regulador en las que le indicaban que la operación debe ser autorizada por el Gobierno.