La recesión en Francia ha terminado, afirma el economista de Asteres Nicolas Bouzou, tras conocerse que la producción industrial creció en julio un 0,1% después de aumentar un 0,2% en junio. Afirma que el incremento se debe a la reposición de los inventarios y a la estabilización de las carteras de pedidos. Sin embargo, señala que la tendencia de reposición de artículos será temporal si la demanda final no se sostiene, debido al mayor desempleo y a la probable retirada del programa de ayudas al sector del automóvil en 2010. Señala que la producción industrial de Francia debería mantenerse en niveles bajos hasta finales de 2009 y algo por encima durante una buena parte de 2010.