Reforzar el capital para resistir la crisis de deuda. Es el principal acuerdo al que han llegado este fin de semana los ministros de Economía de la UE. Ventanas de liquidez de cuantía ilimitada y cómo mejorar las pruebas de estrés a la banca, han sido algunas de las variables del debate.
"Hay un consenso de que es bueno que poco a poco las instituciones financieras vayan aumentando su capital, para cumplir con los requisitos de lo que finalmente va a ser Basilea III, pero también para hacer frente a las eventualidades de este momento", ha explicado Salgado. No obstante, la vicepresidenta ha dicho que no hay ninguna estimación sobre el capital adicional que necesitan los bancos europeos para afrontar la crisis y ha restado credibilidad de nuevo a la cifra de 200.000 millones de euros que manejó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un informe.

De lo que se trata con la recapitalización, ha proseguido la ministra, es de "romper ese bucle que hay en este momento entre deuda soberana y la estabilidad de las instituciones financieras". "Eso se ha puesto de manifiesto en estos últimos meses, en estas últimas semanas, en el mes de agosto, en el mes de julio, en parte del mes de septiembre", ha apuntado.

Ventas de iliquidez ilimitadas

Durante el debate, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha recordado a los ministros que "tiene abiertas ventanas de liquidez de cuantía ilimitada". "Es verdad que son a corto plazo y no es la situación óptima. Pero la liquidez de las instituciones está garantizada sobre la base del BCE", ha destacado Salgado. En todo caso, la vicepresidenta económica ha asegurado que se trata de una recomendación con "carácter general" que no afecta a la banca española, que a su juicio no necesita más capital.

"Nosotros hemos situado a nuestras entidades con un capital muy fuerte, muy solvente y por lo tanto en el caso español no es así", ha dicho la vicepresidenta económica. "Las cajas españolas van a tener un 10% de capital, aquellas que no tienen recursos privados o que no están en bolsa, y ese 10% de capital cubre perfectamente las eventualidades de este momento", ha insistido Salgado.

El Ecofin ha debatido también cómo mejorar las pruebas de estrés a la banca para que "contribuyan a generar confianza y esa confianza no se diluya rápidamente en el tiempo, como en algún caso parece haber ocurrido". Según la vicepresidenta, se impone la idea de examinar a más entidades, como ha hecho España, y "hacer un estrés test más riguroso para aquellas entidades más sistémicas". Los ministros también pretenden "acelerar" la aprobación de las reformas del sector financiero y "reforzar la supervisión por parte de las autoridades nacionales y europeas".