Royal Bank of Scotland  ha contratado a Goldman Sachs para que encuentre un comprador para su negocio de leasing de aviones, indican fuentes cercanas a la situación, una desinversión que supondría un gran paso para los planes de reestructuración del nuevo consejero delegado. El valor contable de estos activos ronda los 8.000 millones de dólares, aunque el banco probablemente obtendría mucho menos con la venta, tan sólo unos cientos de millones de dólares, señalan las fuentes. Los analistas atribuyen esto a que la demanda de aviones ha disminuido y a que la filial podría tener que competir con el negocio de leasing de aviones de American International Group, que lleva a la venta casi un año.