El grupo inmobilairio Rayet ha iniciado las primeras acciones legales para hacer valer sus derechos como accionista de Eiffage. Ha interpuesto una demanda para impugnar la última Junta de Accionistas de la compañía francesa, en la que no pudo ejercer todos sus derechos de voto.
La compañía ha presentado una demanda en el tribunal de Comercio de Nanterre, el mismo donde Sacyr ha llevado a juicio a Eiffage, cuya primera vista seha celebrado esta mañana. La demanda de Rayet, que exige la suspensión de la Asamblea general del mes pasado de Eiffage, podría incorporarse al procedimiento judicial de Sacyr y la también constructora española, Portival, si así lo decidiera el tribunal.