Jueves Santo y volátil. El selectivo nacional sabe cómo hacernos cambiar el titular de una crónica un mínimo de tres veces en cada apertura a tenor de los movimientos de sus principales valores. Pasada la media sesión, el Ibex 35 parece querer aguantar el nivel de los 7.900 puntos como soporte relativo y a un paso intermedio entre el nivel clave del 7.500 y la resistencia del 8.200. El caso práctico de cómo marcha esta jornada escasa de volumen son Santander y BBVA, que han pasado de poner en peligro soportes a abandenar la cartera de las compras. 
 
Ayer mismo comentaba Luis Lorenzo, analista de Dif Broker, que la zona de 7.500 puntos era la idónea para sacar las carteras a pasear, pero claro, con un Ibex 35 así de cambiante, de momento es mejor mantenerse a la expectativa. 

Dice, eso sí, Juan Enrique Cadiñanos, jefe de Mesa de Hanseatic Brokerhouse, que estos "bandazos" a los que nos tiene acostumbrados esta semana el selectivo favorecen a los inversores cortoplacistas. Según el analista, el Ibex 35 se la juega por la parte baja en el nivel de 7.800 puntos que, a primera hora de la mañana parecía poner en cuestionamiento. "La pérdida de este nivel podría llevarle a buscar los 7.500 puntos y posteriormente los 7.200". 

Pero, ¿contemplamos la parte alta del canal? En principio, si rompe al alza la cota psicológica del 8.000 debería buscar progresivamente niveles que le lleven a la consecución del 8.700. 

El repaso a esta hora nos lleva a comentar que junto con la subida del medio punto porcentual que lleva al Ibex 35 a buscar los 7.950 puntos, vienen los blue chips con subidas del 2% en el caso de Inditex que ha puesto en juego el soporte y finalmente rebota hasta los 103,5 euros/acción; y alzas mucho más moderadas de la mano de Repsol, al alza un 0,6%, al igual que BBVA, mientras Telefónica suma un 0,24% y el Banco Santander se encuentra semiplano en los 5,23 euros. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que en momentos de debilidad del mercado, las cartas se ponen sobre la mesa. 

Si la fortaleza es Inditex, la debilidad la encarna el banco santanderino desde hace ya mucho tiempo. "Su situación es contraria a la de BBVA. Ha perdido sus mínimos en 6 euros y también los 5,3, nivel que si no consigue superar, su objetivo será buscar el soporte en 4,80 euros por acción", asegura, rotundo, Cadiñanos.

Según el Departamento de Análisis de Renta 4, el Santander se está enfrentando, de hecho, a "una nueva réplica bajista por debajo del soporte de febrero" y que le otorga una "proyección a la baja" efectivamente hacia zonas de 4,85 euros. Veremos porque si no supera al cierre la zona de 6,3, complicado. 

BBVA comparte el gráfico del Ibex 35 al pie de la letra (podría extenderse también al Santander) y a esta hora cotiza en los 6,81 euros por acción. "Ha superado la resistencia en 6,5 euros tras realizar ayer una figura de consolidación", afirma el analista. "Si este jueves cierra por encima de los 6,85 euros por acción, sus precios deberían buscar el 7,86". Luego la confianza en la entidad bilbaína es considerablemente superior a la de su homólogo español. 

GRÁFICO IBEX 35, BBVA y SANTANDER (FUENTE: INFOBOLSA)