La compañía aérea australiana Qantas rebajó este martes en un 80% sus previsiones de resultados y anunció que suprimirá más de 1.750 empleos y postergará el pedido de cuatro Airbus A380 y de 12 Boeing 737-800, por un valor de varios millardos de dólares. No tenemos otra opción que rebajar nuestras previsiones de resultados y de efectuar cambios importantes para estar seguros de que Qantas podrá superar el actual ambiente comercial, declaró el director general de la compañía, Alan Joyce. Joyce rebajó las previsiones de beneficios anuales de 500 millones de dólares australianos (unos 350 millones de dólares USA) a entre 100 y 200 millones (entre 70 y 140 millones de dólares USA).