El vicepresidente de PSA Peugeot Citroen, Roland Vardanega, y el presidente de Mitsubishi Motors, Osamu Masuko, han puesto hoy la primera piedra de la planta conjunta que construirán en Kaluga, a 180 kilómetros de Moscú. La planta conjunta, que será en un 70% propiedad de PSA y en el 30% restante de Mitsubishi, producirá vehículos destinados al mercado ruso a partir de 2011, según un comunicado conjunto de ambas compañías.