Los grupos automovilísticos franceses PSA Peugeot-Citroën y Renault planean realizar nuevas inversiones en Rusia para aprovechar el crecimiento de este mercado y evitar el riesgo financiero que supone exportar coches a este país desde la zona euro. El presidente de PSA, Christian Streiff, ha indocado en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt que el consorcio está a punto de tomar una decisión sobre la localización de una planta que podría producir unos 300.000 vehículos al año.