Prosegur Cash ha registrado un beneficio neto atribuible a su actividad de 119 millones de euros en el primer semestre de 2017, lo que supone un crecimiento del 39% con respecto al mismo periodo del año anterior.

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) PROSEGUR CASHha explicado que estos resultados excluyen el impacto de las operaciones societarias ajenas a la actividad de la compañía y contempladas dentro del proceso de salida a Bolsa, según se detalló en el Folleto de la operación.

Considerando estas transacciones, el beneficio neto consolidado en el periodo alcanza los 194 millones de euros.

Las ventas de Prosegur Cash durante el primer semestre de 2017 han alcanzado los 964 millones de euros, lo que supone un 22% más con respecto al mismo periodo 2016. Este incremento se explica fundamentalmente por un sólido crecimiento orgánico superior al 16%, al tiempo que ha contribuido el efecto divisa y, en menor medida, la actividad de fusiones y adquisiciones.

Prosegur Cash también ha explicado que los nuevos servicios de han mantenido una evolución positiva al representar un 8,2% de las ventas totales en el primer semestre del año.

En los seis primeros meses del año, las ventas de nuevos productos han alcanzado los 79 millones de euros de facturación, lo que supone un crecimiento del 55% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Según la compañía, estos resultados están  sustentados en los servicios de automatización de la gestión de efectivo en el punto de venta, el transporte internacional, la gestión de cajeros automáticos y la externalización de servicios de alto valor añadido.  

Por regiones, Prosegur Cash obtuvo unas ventas de 686 millones en Latinoamérica, 226 millones en Europa y 53 millones en AOA (Asia, Oceanía y África).

Respecto a la rentabilidad del negocio de Prosegur Cash, el ebitda atribuible a su actividad se situó en los 205 millones de euros, un 28% más, mientras que el beneficio operativo (ebit) creció un 31%, hasta alcanzar los 172 millones de euros, lo que refleja una expansión del margen desde el 16,6% del mismo periodo del año anterior, al 17,8% en los seis primeros meses de 2017.

Sin descontar las operaciones entre Prosegur Compañía de Seguridad y Prosegur Cash, el ebitda y el ebit habrían alcanzado los 290 y 257 millones respectivamente.

Respecto a la situación financiera, la compañía ha reducido su endeudamiento en 205 millones de euros, es decir, un 32% desde el inicio del ejercicio, situando la deuda financiera neta en 438 millones de euros.

De esta forma, el apalancamiento se coloca en un nivel de 1 vez ebitda, muy por debajo del límite de 2,5 veces EBITDA que se marca la compañía y consistente con la calificación de grado de inversión (BBB) otorgada por Standard & Poor’s.