Portugal Telecom registró una caída del 41% en su beneficio neto de primer semestre hasta 252,9 millones de euros, afectado por unos mayores costes de reestructuración y deuda. El ebitda del grupo subió un 2,1% hasta 1.171 millones de euros. La previsión media de los analistas era de un beneficio neto de 234 millones y un ebitda de 1.160 millones de euros.