El rechazo del plan anticrisis propuesto por el ejecutivo podría tener consecuencias políticas nefastas.
El parlamento portugués no tiene intención, al parecer, de aprobar el plan anticrisis del ejecutivo socialista, lo que podría derivar en una crisis política que deje sin gobierno al país vecino.
 
Todo ello debido a que se especula una posible dimisión del presidente Sócrates si el plan no es aprobado.