El fabricante alemán de automóviles deportivos Porsche, en proceso de integración con Volkswagen, ha pedido al Gobierno federal un crédito de 1.750 millones de euros para completar la refinanciación de su deuda. La petición de Porsche se produce después de que el Ejecutivo de Angela Merkel diera luz verde a un crédito puente de 1.500 millones de euros para asegurar la viabilidad de Opel mientras se cierra la cesión de la empresa a Magna y la entidad rusa Sberbank.