El fabricante alemán de automóviles deportivos Porsche está tratando de modificar los términos del crédito sindicado por un importe de 10.500 millones de euros que mantenía para hacer frente a sus deudas, con el fin de amoldarlo a la operación de integración con Volkswagen. La compañía con sede en Stuttgart estaría barajando diferentes opciones para reducir a 8.500 millones de euros la financiación con un plazo de vencimiento de tres años. Para ello, Porsche está utilizando los procesos de venta del 42% de sus acciones al primer fabricante de automóviles de Europa.