Mucho se habló durante los últimos años del papel que tuvo la plata como refugio ante la desaceleración económica mundial. De la mano del oro vivió su momento de esplendor y, de la mano del metal brillante, está corrigiendo posiciones. Un activo que se presenta como el más bajista por indicadores. 


De las cuatro materias primas que siguen los indicadores de la Zona Premium, la plata es la que se lleva la medalla al activo “más bajista”. Al igual que el oro, ha bajado con fuerza en lo que va de año y muchos expertos incluso contemplan la posibilidad de posicionarse cortos sobre el activo. Una puntuación de 1 sobre 10.




Y es que, todos los indicadores están con el semáforo en rojo advirtiendo de que la tendencia es bajista. A medio plazo, el volumen tampoco acompaña.



Desde el punto de vista técnico, y más corto plazo,  resulta favorable “considerar que el proceso de baja en curso forma parte a la definición de una formación triangular, la cual debería llevar el precio del metal debajo de los mínimos de abril pasado en 21.98 dólares, para buscar objetivos más deprimidos en la zona de 21-20.5 dólares por onza, donde el metal encontrará nuevamente soporte de importancia”, explica Rubén j.Ullúa, analista independiente.