El conglomerado holandés Philips Electronics  ha publicado resultados del tercer trimestre que superaron lo esperado por los analistas gracias a la reducción de costes, aunque la compañía se mostró cautelosa sobre el entorno del negocio e indicó que no prevé una recuperación en muchos de sus mercados. El beneficio bruto de explotación (EBITDA) de Philips aumentó a 344 millones de euros, frente a 57 millones de euros el año pasado, superando los 109 millones de euros que esperaban los analists según un sondeo de Reuters.