La compañía holandesa de electrónica Royal Philips Electronics obtuvo un beneficio neto de 410 millones de euros al cierre de 2009, en contraste con las pérdidas de 91 millones de euros del año anterior, informó la empresa, cuyas ventas bajaron un 12,1%, hasta 23.189 millones.