La reciente corrección del precio del petróleo se puede traducir en una buena oportunidad para construir posiciones largas en el transcurso del tercer trimestre de 2011.


La constante pérdida de producción Libia y la tensión vivida en los países del Norte de África y Oriente Medio anticipó un recorte en la capacidad de oferta de la OPEP y aumentó la demanda de petróleo de los mayores productores que se encuentran fuera del ámbito de la OPEP.









La capacidad de aumentar la producción de los países no pertenecientes a la OPEP (Rusia, USA, China, Méjico, Canadá, Noruega y Brasil) se reduce en el medio/largo plazo para hacer frente al crecimiento de la economía global. Estos países son siete de los quince mayores países productores de petróleo del mundo, cinco pertenecen al grupo de los diez países con mayor consumo de este activo en los últimos años.



A pesar de las perspectivas inflacionistas que se hacen notar en los países emergentes, cabe mencionar que a pesar de esperar un crecimiento más reducido, las perspectivas se mantienen elevadas si las comparamos con las de los países considerados grados de inversión, esperando que sea en este segmento donde se verifique el aumento más significativo de la demanda de petróleo, siendo China la que lidere ese incremento.