La refinería Petrochina, la mayor del país asiático junto con Sinopec, anunció que reanudará el suministro de combustible en varios distritos devastados por el terremoto de Sichuan (suroeste) de la semana pasada, informa la agencia de noticias Xinhua. Cuatro gasolineras en el distrito de Wenchuan, dos en el de Lixian y otras dos en el de Maoxian, en el epicentro del seísmo, reanudaron su actividad en la tarde de ayer, informó la petrolera a través de un comunicado difundido hoy por Xinhua. La refinería, que durante el último año fue acusada junto con Sinopec de retener existencias de refinado para evitar pérdidas (el Gobierno mantiene el precio a un nivel inferior al del crudo en los mercados internacionales) aseguró que pudo afrontar las necesidades del desastre debido a que tenía suficiente suministro.