Ence registró unas pérdidas de 123,66 millones de euros en los seis primeros meses del año, frente a un beneficio de 20,12 millones de euros en el mismo periodo del ejercicio anterior, debido principalmente a una provisión de 71,4 millones de euros por el deterioro del valor estimado de los activos objeto de venta de Uruguay.