El parqué parisino se contagia del optimismo de las plazas europeas y abre con un repunte del 0,93%. Su principal indicador, el CAC-40, se coloca en los 3.718 puntos.