Las probabilidades de que los contribuyentes alguna vez recuperen el dinero del rescate financiero de GM parecen ser extremadamente bajas, señala Barry Ritholtz, de FusionIQ CEO, en su blog. GM ha recibido 50.700 millones de dólares en ayuda gubernamental mediante inyecciones de capital y financiamiento de deudor en posesión, afirma, mientras que el Gobierno estadounidense poseerá un 60% de la automotriz cuando ésta salga del proceso de bancarrota. La capitalización de mercado de GM -en su máximo histórico- fue de 56.000 millones, pero cayó a cerca de 7.300 millones antes de solicitar protección por quiebra. La nueva GM necesitaría una capitalización de mercado de 84.000 millones para que los contribuyentes alcancen el punto de equilibrio sobre su inversión. "Eso será difícil, incluso con una mejor estructura de capital mejorada, contratos de empleados y una deuda mucho menor de la nueva GM".