El fabricante de dispositivos móviles Palm cerró el primer trimestre de su ejercicio fiscal, finalizado el pasado 31 de agosto, con unas pérdidas netas de 841.000 dólares (unos 593.716 euros al cambio actual), que se comparan con un beneficio neto de 16,503 millones de dólares (11,65 millones de euros) registrado en el mismo periodo del año anterior, informó hoy la compañía. Palm atribuyó este descenso a los costes de adquisición de patentes (5 millones de dólares y 3,5 millones de euros), costes de reestructuración (unos 6,6 millones de dólares y 4,6 millones de euros), amortización de activos (un millón de dólares Y 706.214 euros) y otros gastos de compensación (unos 5,1 millones de dólares y 3,6 millones de euros). La facturación de la compañía estadounidense ascendió a 360,75 millones de euros (261,73 millones de euros) entre junio y agosto, lo que representa un incremento del 1,4% respecto al mismo trimestre de 2007, en tanto que el resultado bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 16,67 millones de dólares (11,7 millones de euros), lo que supone un retroceso del 50%.