Los contratos a futuro sobre el oro se dispararon a comienzos de 2010 y alcanzaron el lunes su mayor nivel en dos semanas a medida que el dólar se debilitaba. El contrato sobre el oro a enero, de bajo volumen de negociación, subía 22,70 dólares a 1.117,90 la onza en la división Comex de la New York Mercantile Exchange, mientras que el contrato más activo a febrero escalaba 21,90 dólares a 1.118,10. El contrato del oro a febrero alcanzó previamente un máximo de 1.119,70 dólares la onza, su mayor nivel desde el 21 de diciembre.