Según la ONU, el papel del dólar en el comercio internacional debería ser reducido y sustituido por una nueva divisa para proteger a los mercados emergentes. La Organización comenta que se debería acordar la creación de un banco de reservas global para lanzar la nueva divisa.