Ono recortó su pérdida neta del primer trimestre un 40% hasta 13 millones de euros, mientras que mejoró su ebitda un 12,8% de 131 a 148 millones de euros y el margen del 31,3% al 36,8%, informa la operadora en una nota de prensa.
Por su parte las ventas se redujeron de 420 a 402 millones de euros, fruto de la política de reducción de negocios no rentables, como el acceso indirecto residencial y corporativo, explica. Tras las cuentas trimestrales, Ono ha decidido mantener su previsión de resultados anuales. ONO dijo en abril que esperaba lograr un crecimiento del EBITDA en 2007 hasta los 650-680 millones. En cuanto a los clientes, Ono duplicó el ritmo de captación entre enero y marzo respecto al mismo periodo del año anterior con 45.000 clientes nuevos netos de cable hasta los 1,85 millones. En otro orden de cosas, la compañía ha abierto un proceso de renegociación de las condiciones de financiación de los 3.100 millones obtenidos en 2005 tras la compra de Auna TLC para mejorar las condiciones de su endeudamiento. El objetivo de Ono es reducir en más de un 10% su coste de financiación, que en 2006 ascendió a 187 millones, y contar una nueva línea de crédito de otros 500 millones de euros para cancelar deuda 'junior' y financiar el crecimiento futuro del grupo. En este sentido el director financiero Jonathan Cumming apunta que las sensibles mejoras que planeamos introducir en las condiciones de nuestro endeudamiento nos van a ayudar a acelerar el crecimiento futuro de ONO.