Ono pretende salir a Bolsa en el plazo de un año y buscar una oportunidad para ofrecer servicios de telefonía móvil. Tras el "cierre satisfactorio" del proceso de refinanciación de una deuda de 3.600 millones de euros, la compañía espera debutar en el parqué en 2011. El montante de la operación sería, "por sentido común", de entre 700 y 1.000 millones de euros, según la consejera delegada de Ono, Rosalía Portela.