La constructora OHL es el valor que más se revaloriza en lo que llevamos de octubre en la bolsa española. La compañía, que controla la familia Villar Mir, sube un 67% en el mes después de anunciar la venta de su filial de concesiones al fondo australiano IFM por 2.235 millones de euros.

Esta operación le ha permitido a OHL cancelar su deuda neta con recurso, que en el primer semestre del año se elevaba hasta los 813,5 millones de euros, por lo que tendrá una posición positiva en sus cuentas que le permitirá invertir en nuevos proyectos. La empresa que dirige Juan Villar-Mir de Fuentes, a cambio se ha deshecho de su línea de negocio que más ebitda le proporcionaba.

Con estos recursos, la compañía ha abierto la puerta a recuperar el dividendo con los recursos obtenidos. Tras este saneamiento y otras desinversiones que el grupo ha llevado a cabo durante el último año y medio, como la venta del 2,5% que le quedaba en Abertis, del 17,5% del Centro Canalejas, del complejo turístico mexicano Mayakoba o del 75% de la autovía de Aragón-Tramo 1, el mercado ha reaccionado con alzas de un valor que en los últimos cinco años acumula unas caída en bolsa cercanas al 75%.

Este miércoles se conoció, además, que la dimisión de su consejero delegado Tomás García Madrid, después de haber completado el saneamiento y la venta de su filial de concesiones. Precisamente, su sustituto será Juan Osuna, hasta ahora consejero delegado de OHL Concesiones y presidente de OHL México, que como García Madrid forma parte de la empresa desde hace varias décadas.

 

 

A pesar de su subida de octubre, los analistas consideran que la compañía controlada por el Grupo Villar Mir todavía tiene un potencial de revalorización del 16,7% hasta los 5,83 euros por acción, según recoge Reuters. Los analistas que siguen la cotización de la constructora aconsejan de forma mayoritaria mantener, nueve de ellos así lo hacen, frente a cuatro que son partidarios de comprar y dos de vender. Las acciones del grupo cotizan a un ratio precio-beneficio (PER) de 13,9.

Los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión le dan a OHL una nota de cuatro sobre diez, en fase de rebote. Los únicos aspectos positivos que presenta es la tendencia a medio plazo que es alcista, el momento total lento es positivo y el volumen a medio plazo es creciente.

Por su parte, Prisa-a- se ha convertido en el valor más bajista del mes, con un descenso del 23%. Su consejo de administración ha aprobado dos ampliaciones de capital por un importe conjunto de 550 millones de euros. Además, el grupo editor amagó con el cambio de su actual presidente, Juan Luis Cebrián, por el expresidente de Prisa, Javier Monzón, algo que muchos de los actuales accionistas estaban esperando, pero a última hora Monzón no quiso compartir las decisiones ejecutivas con Cebrián y renunció al cargo.

 

 

El 48,4% de sus accionistas han apoyado su ampliación de capital para cubrir una de las ampliaciones por valor de 450 millones. Su Junta de Accionistas fue pospuesta tras la renuncia del expresidente de Indra, que también es consejero del Banco Santander. Otro de los dolores de cabeza que tienen los directivos de la compañía es la venta de su filial portuguesa, Media Capital, ya que el regulador portugués se opone a que Prisa venda su participación en la compañía a la francesa Altice por 440 millones por una supuesta concentración del sector de las telecomunicaciones portugués.

Los cinco analistas que siguen la cotización del grupo mediático recomiendan todos vender los títulos de Prisa y su precio objetivo se sitúa en los 2,88 euros, con un potencial de subida cercano al 10%. Los títulos de la compañía cotizan con un PER de 3,47.

Los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión le dan una de tres sobre diez a Prisa, en un momento de rebote. El volumen a medio plazo es creciente y la tendencia a medio plazo es alcista.