El grupo constructor OHL registró en el primer semestre del año un beneficio neto atribuible de 76 millones de euros, el 9,5% más que un año antes, gracias a las plusvalías de 25,3 millones obtenidas con la venta de su participación del 50% en la concesionaria mexicana Fumisa. Las cuentas remitidas por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) muestran una caída de la cifra de negocio del 2,2%, hasta 1.805,4 millones de euros, en línea con la desaceleración experimentada en el primer trimestre, debido al menor volumen de obra en el mercado constructor nacional. No obstante, el buen comportamiento del negocio de las concesiones permitió que el beneficio bruto de explotación (EBITDA) creciera el 4,1%, hasta 257,9 millones de euros.