Los primeros ministros de Australia y Nueva Zelanda, Kevin Rudd y John Key, acordaron hoy coordinar su postura respecto a la crisis económica global ante la próxima reunión del G20, que se celebrará en abril en Londres. Rudd y Key, que celebraron su reunión anual hoy en Sídney, decidieron ahondar en la integración de las economías de ambos países para incrementar el crecimiento económico y fomentar la creación de puestos de trabajo en la región. "Nos mantendremos en contacto a la hora de poner en marcha planes de acción nacionales o globales contra la crisis", manifestó Rudd. Por su parte, John Key consideró que la resistencia del sistema bancario de ambos países les coloca en una buena posición ante la situación económica mundial. Los líderes de los dos mayores países de Oceanía hablaron también sobre cambio climático y cómo mejorar el sistema de comunicación aérea entre Australia y Nueva Zelanda.