El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Angel Gurría, ve a Alemania bien equipada para hacer frente a las actuales turbulencias financieras internacionales siempre y cuando no abandone la senda de las reformas. Gurría, quien presentó en una rueda de prensa en Berlín el último informe de la OCDE sobre Alemania, destacó que este país está viéndose menos afectado por el elevado cambio del euro y del precio del petróleo y por la crisis financiera internacional que otros miembros del grupo de los siete países más industrializados (G7). "Tras años de estancamiento, Alemania está experimentando un auge coyuntural y aunque está claro que el crecimiento se está debilitando algo frente a los altos índices de los últimos años, su crecimiento económico se mantendrá en el potencial que nosotros estimamos a largo plazo, es decir, en torno al 1,5%", dijo Gurría.