La OCDE negó que la publicada ayer sea una "lista negra" de paraísos fiscales y afirmó que, aunque ha hecho "sugerencias" sobre medidas que se pueden tomar contra esos centros financieros no cooperativos, las eventuales sanciones que se puedan aplicar las decidirá cada país por su cuenta."Esta lista es una fotografía de cómo está en este momento la situación" de los centros financieros en virtud de cómo actúan en el intercambio de información bancaria con otros países, subrayó el portavoz.