El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha declarado que espera que los países con superávit de la Unión Europea ayuden a los países con problemas de endeudamiento para inyectar confianza en los mercados.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, también ha advertido que el "gran problema" en estos momentos es la crisis de deuda soberana que padecen países como España e Italia.

Durante un encuentro con medios de comunicación hispanos, Obama declaró ayer lunes que los dirigentes europeos deberían buscar una política económica común y la puesta en marcha de un conjunto más efectivo de políticas fiscales que permitan afrontar los problemas de deuda soberana. En este sentido, el mandatario señaló --citado por la agencia mexicana Notimex-- que, si bien existe una moneda común, el euro, "no existe un juego común de políticas económicas y eso crea dificultades".

Grecia, ha señalado, es ahora mismo el "gran problema inmediato", pero "el mayor problema" es, según ha apuntado, "lo que pase en España e Italia si los mercados siguen arremetiendo contra esos países muy grandes".