El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, convirtió el martes en ley la reforma del sistema de salud de 940.000 millones de dólares, con lo que puso un sello a la mayor victoria hasta el momento de su presidencia. Sin embargo, la ley abre las puertas a que lo será una acalorada campaña electoral por los escaños del Congreso.