Se cierre una jornada de olvidar para el Ibex35. Al menos, para los alcistas. Porque el selectivo español marcó en los 8089 puntos su último precio con una penalización que superó el 1.6%. Interpretaciones, hubo muchas: Banco de Japón, subida del bono estadounidense e incluso una corrección a la fuerte sobrecompra existente. Lo cierto es que tan solo dos valores consiguieron sobrevivir a las caídas y la prima de riesgo rebotó hasta los 308 puntos básicos. 

Muchas dudas para justificar los movimientos a la baja que vivieron los mercados de renta variable durante la sesión. El Ibex35, a la cabeza. Descontó más del 1.6% y cerró en los 8089 puntos. Una penalización que encontró muchas justificaciones: la decisión del Banco de Japón de no retirar sus políticas de estímulo, la subida que experimentó ayer la rentabilidad de bono estadounidense – que marcó máximos de 14 meses – e incluso una necesaria “capitulación” de las fuertes subidas experimentadas en muchos mercados.

¿Y ahora? El primer nivel que debía mantener, dicen los expertos, son los 8010 puntos. Conseguido. “Niveles inferiores a dicho nivel encontramos en 7865 puntos, como nivel de memoria o consolidación. Punto que, de ser alcanzado, nos hará ver un fuerte retroceso”, explica Ignacio Albizuri, de GKFX en el Encuentro digital. Eso sí, respetar los 8010 puntos, haría que el “el precio volviera a testar niveles de pullback a soporte y optar a los 8025 puntos”.

Bancos y constructoras, entre los más penalizados

Entre los valores más penalizados de la sesión, IAG y Mapfre sufrieron pérdidas del entorno al 4% al cierre, hasta los 3.0100 euros y los 2.6690 euros, respectivamente. Caídas que siguieron de cerca los títulos de OHL y  Banco Popular, que mañana comenzarán a cotizar desde los 27.5650 euros y los  0.6100 euros. 

A pocos pasos, constructoras y bancos. Los títulos de  FCC se vieron perjudicadas por ventas de 3%, hasta los 8.1440 euros. Sacyr descontó un 2.7% de su cotización, hasta los 2.0990 euros, mientras que las acciones de ACS también se apuntaron a penalizaciones de más de un punto porcentual, hasta los 20.61 euros.

Caídas en línea con las experimentadas por el sector financiero. De hecho, Santander cedió un 2.1% que le llevó hasta los 5.2980 euros. Bankinter perdió un 2.3% de su valor en bolsa, hasta los 2.7840 euros mientras que las acciones de BBVA mañana comenzarán a cotizar desde los 6.8030 euros, tras perder un 2% en la sesión. Tan sólo Caixabank y Sabadell se vieron algo más “resguardadas” de los números rojos.

Eso sí, cuando se habla de refugio tan sólo dos valores se llevaron este título en la sesión de hoy. Amadeus y Viscofan reunieron las órdenes compradoras del parqué. El operador aeroporturario sumó un 1.6%, hasta los 24.0900 euros mientras que Viscofan logró avanzar en torno a un 0.6%, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 36.2900 euros.