El oro ha alcanzado un nuevo máximo histórico al tocar los 1.164 dólares la onza, presionado al alza por los crecientes temores inflacionistas y la incertidumbre económica global, que sirvieron para contrarrestar el rebote en el dólar.