JP Morgan ha llegado a un acuerdo con la Corporación Federal de Garantía de Depósitos (FDIC) para la adquisición de todos los depósitos, los activos y ciertos pasivos del negocio de banca Washington Mutual (WaMu) por 1.900 millones de dólares (1.301 millones de euros), informó la entidad. Esta adquisición proporcionará a JP Morgan una cartera de préstamos de WaMu valorada en 307.000 millones de dólares (210.037 millones de euros). Sin embargo, el coste de la operación para JP Morgan será mayor, ya que tendrá que amortizar activos de la cartera adquirida por unos 31.000 millones de dólares (21.216 millones de euros). Para hacer frente a la adquisición, JP Morgan ampliará capital por valor de 8.000 millones de dólares (5.469 millones de euros).
"Esta compra aporta excelentes sensaciones estratégicas para nuestra compañía y nuestros accionistas", señaló el presidente y consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon. La entidad añadió que espera que la adquisición afecte de un modo positivo e inmediato a las ganancias, e indicó que espera unos costes ants de impuestos por la fusión de 1.500 millones de dólares (1.024 millones de euros) junto con unos ahorros anuales de aproximadamente 1.500 millones de dólares hasta 2010. JP Morgan tiene planeado completar la integración para el final del año 2010, con el cierre de menos del 10% de las sucursales de la entidad resultante en aquellos mercados en que se solapen. Se da la circunstancia de que JP Morgan se vio obligada hace solo seis meses a adquirir, bajo la presión del Gobierno, otra entidad abocada a la bancarrota, el banco de inversión Bear Stearns. La quiebra de Washington Mutual supera, con mucho, el que se produjo en 1984 con la caía de Continental Illinois National Bank and Trust, un banco de Chicago que hasta ahora tenía el récord del mayor derrumbe de una entidad financiera. Con el acuerdo del jueves, JP Morgan asumirá el control de las 2.300 oficinas que Washington Mutual, una entidad con 119 años de historia, tiene en todo el país, así como su voluminosa cartera de créditos y depósitos. Salida de dinero de la entidad Solo en la última semana, cuando ya se conocía el peligro que se cernía sobre Washington Mutual, la entidad ha sufrido la salida de las cuentas de sus clientes de 16.700 millones de depósito. Esto le ha dejado "sin la suficiente liquidez para poder cumplir con sus obligaciones" y le ha colocado en una condición "defectuosa para poder seguir haciendo negocios" con sus clientes, según un comunicado de la Oficina de Supervisión Bancaria. El costo de la operación para JPMorgan Chase será de 1.900 millones de dólares y no afectará los depósitos de los clientes de Washington Mutual, según fuentes de la industria financiera. Por otra parte, la Corporación Federal de Seguros de Depósitos, que protege los seguros de los bancos, señaló que no tendrá que acudir a sus fondos. La toma de Washington Mutual, que tiene su sede en Seattle, es la última de una serie de intervenciones del Estado en entidades financieras del país que se han visto abocadas a la bancarrota por su enorme exposición a los activos "tóxicos" relacionados con el derrumbe del mercado hipotecario. Un reguero de caídas financieras Junto a Washington Mutual, el Gobierno se vio obligado hace unos días a desembolsar 85.000 millones para evitar la caída de American International Group, la mayor aseguradora del país, así como a tomar el control de las hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, con la inyección de 100.000 millones de dólares en cada una de ellas. Estos acontecimientos se producen en un momento en que el Congreso negocia contra reloj la propuesta que el Gobierno ha puesto sobre la mesa para adquirir toda la deuda "tóxica" de la banca, por importe de unos 700.000 millones de dólares. WaMu es una de las entidades que atesoraba una mayor cantidad de este tipo de deuda, pues no en vano se preciaba de haberse convertido en el "Wal-Mart de la banca", por prestar dinero a personas sin recursos que eran rechazadas en otras entidades, lo que le permitió crecer hasta convertirse en el sexto mayor banco del país. Wal-Mart es la gigantesca cadena de centros comerciales conocida por los bajos precios de sus productos. Los títulos de WaMu cayeron el jueves en la Bolsa de Nueva York un 25,22%, ya que sus títulos cerraron a 1,69 dólares por acción, 0,57 más baratos que en la sesión anterior. En las operaciones electrónicas que tienen lugar tras el cierre del mercado, sus títulos se anotaban otro descenso del 43,79% y se negociaban a 0,95 dólares cada uno. El miércoles ya perdieron otro 29,4% de su valor después de que Standard & Poors rebajara la calificación que concede a ese banco.