“Las cuentas obtenidas por Bankinter muestran una clara diferencia con el resto del sector”. Así considera David Pérez Renovales, director de finanzas y riesgos de Bankinter, los resultados que el banco ha sacado a la luz. Pero la diferencia que marca Bankinter no sólo se refleja en los ingresos obtenidos sino en la tasa de mora ya que, pese a aumentar respecto al trimestre anterior y situarse en el 2,46%, “sigue siendo de las morosidades más bajas de la banca en España”.
Bankinter presenta resultados y lo hace en línea con lo esperado al mejorar un 0,84% su beneficio de 2009, un total de 254 millones de euros. Unas cifras que, como asegura en declaraciones exclusivas a Estrategias de Inversión David Pérez Renovales, director de finanzas y riesgos de Bankinter, “son muy positivas y marca una diferencia con el resto del sector ya que hemos conseguido unas cuentas por encima de las registradas durante el año pasado en un entorno muy difícil de morosidad y riesgo crediticio”.

Es que la morosidad es uno de los mayores problemas al que tiene que enfrentarse la banca en la coyuntura actual. Y es en este escenario, “donde Bankinter vuelve a marcar la diferencia”, explica Pérez. Pese a que la entidad ha registrado una tasa de mora del 2,46% respecto al 2,22% obtenida en el trimestre anterior, “estamos viendo cómo poco a poco esta tasa se va ralentizando”. “A finales del año pasado la morosidad estaba en el entorno del 1,31% aproximadamente y hemos cerrado esta año con un 2,46%, no obstante el crecimiento se ha ido moderando”, señala Pérez. Pesamos -continúa- “que la morosidad seguirá creciendo pero a tasas a un ritmo más lentas”. Y pese a este escenario, el director de finanzas y riesgos de Bankinter destaca que la tasa de mora de esta entidad “se sitúa entre las más bajas del sistema”. “Incluso en un entorno donde la media de los bancos habría sobrepasado el 5% de tasa de mora, según los datos aportados por el Banco de España, tener la mitad de esa cifra es un éxito”.

Baja exposición a activos inmobiliarios

Los activos inmobiliarios siguen siendo uno de los lastres que más pesan sobre la banca mediana. ¿Cuál es la política que mantiene Bankinter respecto a estos activos? “Desde hace año decidimos tener una política de riesgos muy conservadores respecto a los promotores, los que más problemas han tenido”, explica Pérez. El crédito promotor de Bankinter ronda los 1.000 millones de euros, lo que supone un 3% del conjunto del riesgo crediticio”. Además, desde la entidad reconoce que mantienen “una cuota de mercado en el 4% de hipotecas de la que sólo tienen un 0,3% en el negocio promotor”. Datos que hacen, como explica Pérez, que los problemas de Bankinter sean mucho menores que los que puedan tener otros bancos del sector.

“En lo que respecta a los activos adjudicados que nos hemos tenido que quedar como pago de créditos son infinitamente menores a lo que puedan tener el resto”, apuntan desde Bankinter. En nuestro caso, “este tipo de activos gira en torno a los 320 millones de euros, cifras muy inferiores si se compara con otras entidades y son el reflejo de la baja exposición al sector inmobiliario que tiene Bankinter, es un factor diferenciador en este momento”.

Esfuerzo y objetivos en 2010

Los expertos auguran que serán la banca uno de los sectores que más pueda sufrir durante 2010 ¿Cuáles están siendo los esfuerzos para afrontar la crisis? El director de finanzas y riesgos de Bankinter afirma que la entidad “sigue apostando por una política de rigor aportando capacidad tanto de personas como técnicas a la gestión del recobro de deudas”. Una política que “está dando muy buenos resultados y ayuda a sanear los saldos morosos”. “El banco sigue apostando por apostar por clientes estratégicos que son aquellos de rentas medias y altas así como por las empresas grandes y medianas con las cuales somos capaces de establecer relaciones consistentes con porcentajes de venta muy elevados”. Por ello, con independencia del ciclo económico y de los tipos de interés -continúa- “las cuentas de Bankinter con los clientes se van a mantener”. Además, Pérez explica que “el banco se ha diversificado con la inversión que hizo Línea Directa durante el ejercicio anterior, lo que permitirá también diversificar las fuentes de resultados para este año que va a ser muy difícil para el negocio bancario puro”.

“Nuestros objetivos será seguir creciendo en clientes estratégicos y seguir construyendo una cuenta de resultados consistente, creciente en el tiempo y manteniendo la solvencia y la calidad de los activos”.