Christian Noyer, miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo, dijo el viernes que ve razones para un optimismo cauto en la economía de la zona euro y que la región está bien preparada para una eventual segunda oleada de la crisis financiera.
Noyer, también gobernador del Banco de Francia, añadió que la inflación de la zona euro seguirá apagada mientras encuentran repercusión los efectos del rápido descenso de tipos de interés del BCE.

"Personalmente veo algunas razones para ser prudentemente optimista sobre las perspectivas económicas de la zona euro", dijo Noyer en una reunión del Instituto Internacional de Finanzas.

Añadió que aún está desplegándose el efecto total de la crisis financiera mundial, lo que afecta al empleo y al consumo.

Sin embargo, añadió que algunos factores como los subsidios por desempleo y una desinflación más rápida de lo esperado contribuirán a que la zona euro capee un segundo temporal de recesión.

"La inflación seguirá siendo baja en la zona euro, lo que impulsará la capacidad de compra de los hogares", señaló Noyer.