El Banco Central de Norueba ha recortado los tipos de interés en un cuarto de punto hasta dejarlos en una bajada récorde del 1,25%, lo que ha sorprendido a los analistas, que consideraban que esta tendencia a la baja estaba ya superada.