El Gobierno británico está elaborando un plan para utilizar los fondos propios de Northern Rock (NHRKF) para recomprar deuda de los bonistas del banco en un operación que podría liberar millones de libras del capital del grupo nacionalizado, informa el martes el diario The Times. Este plan supondría que el Estado no tendría que inyectar la totalidad de los 3.000 millones de libras de capital extra que prometió al banco el pasado año, añade el diario. Entre los bonistas se encuentran aseguradoras, gestores de fondos y fondos de cobertura, añade The Times. El Gobierno y sus asesores aún no han iniciado las negociaciones con ellos, y este acuerdo sobre la deuda del banco es una de las diversas opciones consideradas para reforzar el capital del banco y asegurar su futuro como entidad, señaló el banco.