Nokia, el mayor fabricante de teléfonos móviles del mundo, informó el jueves de que registró una pérdida neta peor de la esperada en el tercer trimestre debido a los abultados cargos extraordinarios de Nokia Siemens Networks, pero mejoró su perspectiva de volúmenes para el sector en 2009.

La empresa finlandesa tuvo una pérdida neta de 559 millones de euros entre junio y septiembre, frente al beneficio neto de 1.090 millones de euros un año antes y por debajo de las expectativas de los analistas de un beneficio neto de 347 millones de euros. El beneficio por acción cayó a menos 0,15 euros frente a 0,29 euros, mientras que las expectativas eran de 0,10 euros.

La compañía contabilizó cargos por depreciación sobre fondos de comercio de 908 millones de euros en Nokia Siemens Networks, su sociedad conjunta de equipos de red con la alemana Siemens.

Nokia, que antes preveía que los volúmenes del sector de teléfonos móviles caerían un 10% en 2009 respecto a 2008, ahora dijo que espera una caída del 7%, hasta 1.120 millones de unidades.

La compañía indicó que prevé que su cuota de mercado en el cuarto trimestre de 2009 seguirá prácticamente igual respecto al tercer trimestre, que es del 38%.

La debilidad del gasto de los consumidores por la crisis económica ha golpeado a Nokia y a otros de sus rivales, pero la empresa finesa ha mantenido unos volúmenes de ventas relativamente razonables gracias a su cartera de teléfonos de alta gama y de otros más baratos.