El premio Nobel de Economía Paul Krugman se mostró moderadamente optimista sobre la actual situación de la economía, pesimista a medio plazo y positivo a la larga, informan hoy los diarios taiwaneses. Krugman, en la parte pública de un encuentro con el presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou, dijo que la crisis económica mundial no se resolverá a base de voluntad sino que es necesaria la comprensión de la naturaleza del problema y "pensar mucho". El economista animó también a una mayor comunicación entre el gobierno y los investigadores para encontrar soluciones a los problemas relacionados con la crisis.