Las economías de Europa central y del este tienen cada una sus propios desafíos y muchas sufren menos problemas que las de Europa occidental, según Ewald Nowotny, miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo.  Como consecuencia, señaló que no hacen falta medidas especiales para estas zonas, como sería rebajar las condiciones de acceso a la eurozona. Tampoco hace falta, "por ahora", que el BCE amplíe sus líneas de canje de divisas como ha hecho en el caso de Hungría y Polonia, dijo.