Neo Energia, la filial de renovables de EDP Energias de Portugal, se ha fijado el objetivo de duplicar su potencia eólica en Francia, Bélgica y la Península Ibérica en los próximos tres o cuatro años. Esto representará una inversión de unos 2.600 millones de euros. Se espera contar con una capacidad instalada de 4.200 MW en esos mercados a finales de 2010, frente a unos 2.200 MW en 2007.