NBI está en un proceso de evolución imparable. Desde su nacimiento en 2002, la empresa ha cerrado todos los ejercicios con beneficios. En este primer semestre el beneficio después de impuestos ha alcanzado 1,6 millones de euros y la facturación 12,7 millones.

Roberto Martínez NBINBI Bearings Europe es una empresa española con más de 15 años experiencia que investiga, diseña, fabrica y comercializa rodamientos de alta precisión para sectores tan diversos como el ferrocarril, eólico, oil&gas, ascensores, papel, minería o agricultura, pero que ha ampliado también su negocio a soluciones de ingeniería y diseño para distintos productos industriales.

La empresa, que cotiza en el MAB desde el año 2015, continúa cosechando éxitos, entre ellos "la entrada en el accionariado de Lola Solana, gestora del fondo Smallcap Santander, que adquirió el 5% del capital", tal y como explicado Roberto Martinez, presidente de NBI Bearning Europe.

NBI ha facturado 12,7 millones en el primer semestre de 2018

resultados NBI

En términos de resultados, la compañía está satisfecha. “En 2018 se va a llegar a la cifra de 25 millones de euros de facturación y se ha puesto el objetivo alcanzar los 50 millones para 2022”, señala Javier Raya, director financiero de NBI, quien destaca que, desde su nacimiento en 2001, la empresa ha cerrado todos sus ejercicios con beneficios. 

Precisamente, en este primer semestre de este 2018, la facturación ha alcanzado 12,7 millones de euros, lo que representa un grado de cumplimiento sobre el presupuesto para el ejercicio 2018 del 53,8% y supone un incremento respecto del año anterior del 12,5%. La compañía señala que el mercado continúa inestable y que mientras en la unidad de rodamientos la demanda muestra signos de fortaleza, en el resto de unidades de negocio (con mayor peso de ventas en el mercado nacional) se observa cierta ralentización, tanto en facturación como en entrada de pedidos.

El beneficio después de impuestos ha alcanzado 1,6 millones de euros, un 149,3% más respecto a 2017. Por su parte, el resultado bruto de explotación (EBITDA) ha alcanzado 2,7 millones de euros, lo que supone un incremento respecto del año anterior del 57,6%.

El total ingresos ascendió a 12,8 millones de euros, un11,2% más que en 2017. NBI considera imprescindible para el desarrollo de su negocio el diseño y producción de nuevos productos de alto valor técnico añadido.

Inversión en I+D, seña de identidad de la compañía

Durante el ejercicio 2018 se han presentado varios proyectos de I+D al Programa Hazitek del Gobierno Vasco y al CDTI que ya han sido aprobados. Y es que la inversión en I+D es una de las señas de identidad de la compañía. En 2010 arrancan los primeros proyectos de innovación y desarrollo, en colaboración con varios centros tecnológicos. En es el período 2010-2015, NBI llegó a invertir el 15% de su facturación en I+D, en torno a un millón de euros anuales. “Era un esfuerzo importante, pero era básico para desarrollar la compañía”, señala el director financiero Javier Raya. Desde entonces se ha colaborado estrechamente con los centros tecnológicos punteros Ceit y Tekniker (ambos en IK4 researchers).

NBI está en un proceso de evolución imparable. De la inicial comercializadora que en 2002 vendía rodamientos, se ha pasado a una empresa que ofrece soluciones de ingeniería, diseño y un subconjunto de productos, desde rodamientos a piezas estampadas, decoletadas, mecanizadas, calderería, armarios industriales, doblados o pinturas especiales