La entidad hipotecaria Nationwide Building Society comprará Dunfermline, la mayor caja de ahorros escocesa que fue puesta a la venta el fin de semana tras registrar pérdida millonarias, informó hoy el Banco de Inglaterra. Nationwide se hará cargo de los depósitos, sucursales, sedes centrales y del área de hipotecas de Dunfermline, institución con una antigüedad de 140 años que quebró hace unos días. El acuerdo, alcanzado tras unas negociaciones encabezadas por el banco emisor inglés, supondrá que unos 530 trabajadores de Dunfermline pasarán a trabajar para Nationwide.
El Banco de Inglaterra puntualizó hoy que "todo seguirá como siempre para los clientes" y tranquilizó a los ahorradores.

Durante el pasado fin de semana, el Banco de Inglaterra, la Autoridad de Servicios Financieros (FSA) y el Gobierno británico, que juntos regulan el sector, optaron por ofrecer la entidad al mercado tras descartar nuevos planes de ayuda.

Poco antes de que el Banco de Inglaterra confirmase la compra de la caja de ahorros, el presidente de Dunfermline, Jim Faulds, manifestó su decepción de que el Gobierno no respaldase a la entidad para que ésta pudiera continuar operando en forma independiente.

Ante la esperada confirmación de la compra, Faulds dijo hoy que Nationwide es una entidad de "primera clase".

"Nationwide hará todo lo que pueda por mantener el empleo", dijo el presidente de Dunfermline, quien puntualizó que él y toda la administración de la caja de ahorros "trabajaron incansablemente" para proteger al personal.