La empresa estadounidense de semiconductores ha acompañado la presentación de sus resultados con el anuncio de 850 despidos. En su último trimestre fiscal, National Semiconductor redujo su beneficio a 21 millones de dólares, menos de una tercera parte que los 73 millones logrados en el mismo periodo del año anterior. En sus previsiones, además, incluye una rebaja de las ventas de entre el 5% y el 10% durante el trimestre en curso.