Murtra preside una histórica Junta de Indra, en la que presenta el nuevo ADN de la compañía

La compañía ha aprobado la renovación de su consejo de administración para adaptarse a este nuevo entorno. Según Murtra, Indra está haciendo estos cambios, fruto de una profunda reflexión sobre su mapa de ruta a largo plazo, “en línea con los acontecimientos geopolíticos que nos afectan”. 

De esta manera, crearon la Comisión de Estrategia en el seno del Consejo, en septiembre de 2021, cuyos trabajos “dieron forma a nuestra reflexión, retos y oportunidades”. Como empresa de tecnología y Defensa, “estamos en un escenario disruptivo, lleno de incertidumbres, con elementos nuevos y desconocidos”. Un escenario de disrupción global en Defensa y Seguridad, así como cambios continuos en Tecnologías de la Información.

Todo esto no ha surgido de la nada. Desde 2017 ya se detectaba la tendencia y con la invasión rusa se ha producido una aceleración de grandes dinámicas geoestratégicas, sin ir más lejos, “el distanciamiento de EE UU de las necesidades y exigencias asociadas a la defensa europea”.

El gran vigilante mundial comienza a decir que algunas guerras del mundo ya son son las suyas, así que se ha generado un mayor requerimiento a los países europeos, incluido España, reclamando más responsabilidades y esfuerzos. 

Las sociedades europeas, “tras décadas de relativa paz”, se están dando cuenta de que “sin Defensa no hay sociedad, no hay democracia. No hay estado de derecho, libertad o o Derechos Humanos. Ni ESG, ni colegios. No somos relativistas”, advirtió Murtra. 

“En Ucrania esperábamos lo peor y fue peor de lo que esperábamos. Se avecinan cambios tectónicos en el entorno europeo y Atlántico”, en relación a la OTAN. Sin ir más lejos, países tradicionalmente neutrales como Suecia o Finlandia han solicitado el ingreso en la organización de Defensa. Dinamarca aprobó en referéndum sumarse a iniciativas de Defensa de la UE. España no es ajena a esta agenda. Existe también, una apuesta estratégica de los estados europeos de elevar inversiones en el sector. Alemania, como ejemplo.

El Gobierno español ha garantizado al menos 10-12.000 millones euros anuales de gasto adicional en Defensa hasta cumplir el criterio del 2% sobre PIB fijado por la OTAN

“Hay que garantizar la defensa de España en este escenario de inestabilidad”. Es preciso mejorar la soberanía tecnológica europea en estas tecnologías. Los estados están desarrollando estrategias de tecnología e industriales para reforzar sus capacidades a través de sus empresas nacionales de referencia. 

Indra es trascendental en todo este proceso. Es la empresa elegida para liderar en España el aseguramiento de la Defensa. La compañía aspira a ser Tier1 y Main Contractor de los grandes proyectos tecnológicos europeos frente a los plataformistas navales, aéreos o terrestres. 

Ahí, será vital el papel del sector público en España, como ya lo es en Francia, Italia o Noruega. “Muchas decisiones que marcarán nuestro futuro y de ahí la presencia y el compromiso de la SEPI. (…) Los grandes proyectos se reparten en los ámbitos de los Gobiernos”. La SEPI es el principal accionista de Indra, donde contempla hacerse con un 28% del capital, que prácticamente ya posee. 

Vuelve el dividendo

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

El consejero delegado de Indra, Ignacio Mataix, confirmó la vuelta al dividendo por primera vez en siete años, con un pago efectivo en julio de 0,15 dividendos por acción. 

Mataix destacó el “año extraordinario de resultados”, en los que puso de manifiesto “los máximos históricos, ingresos y flujo de caja libre”. 

La evolución de la cartera alcanzó los máximos históricos y llegó a 5.459 millones de euros, con un EBDITA reportado de 349 millones, frente a los 77 del año anterios. El beneficio neto alcanzó los 143 millones de euros en 2021, frente los -65 de 2020.

Por su lado, la Junta aprobó la incorporación al Consejo de Administración de Jokin Aperribay, como consejero dominical, en representación del accionista Sapa Placencia. La aprobación ha sido del 53,60% de los votos computados. 

Estrategias de Inversión

Cambios en el consejo

El accionista Amber Capital, que ha aparecido en la compañía en días recientes con una participación del 4,2%, ha solicitado el cese de los consejeros independientes Alberto Terol, Carmen Aquerreta, Enrique de Leyva y Ana de Pro. El propio Terol presentó su dimisión con efecto al día siguiente, aunque intervino al estar aun en disposición de su cargo.

Asimismo, abandonaba el órgano la independiente Isabel Torremocha, que sólo contó con un 47,44% de aprobación en el proceso de reelección. 

Los consejeros de la SEPI, Antonio Cuevas y Miguel Sebastián, fueron ratificados en el cargo, con una aprobación superior al 97%.  

La petición de Amber, fuera del orden del día, fue votada al final.

En definitiva, Marc Murtra señaló que Indra se encuentra ante una oportunidad “histórica”. La Defensa ha pasado a ser un sector estratégico y prioritario para Europa. Conviene no olvidar que hace relativamente poco, en la sociedad se reclamaba la disolución de la OTAN, merced a esas décadas de calma a las que se refería el presidente de Indra. Ahora, tanto los escenarios bélicos como los riesgos en ciberseguridad hacen que los estados necesiten la creación de un campeón nacional de la Defensa, totalmente en colaboración con los demás pares europeos. 

Murtra afirmaba que “ningún país está en disposición de desarrollar en solitario un proyecto aeronáutico”, pero todo parece apuntar que para Indra, el viento sopla de cola.